Salliquelo
MIN 3º
MAX 12º
T: 11 º
Soleado

Norma Sandalich, enfermera de vocación y experiencia

Se recibió en Bahía Blanca y trabajó en el Hospital Leónidas Lucero de esa ciudad. En Salliqueló, ejerció en el Hospital Municipal y en la sala de Primeros Auxilios del barrio San Juan, además de atender en domicilios particulares. En la actualidad, es propietaria de un hogar para adultos mayores.

Norma Sandalich nació en Salliqueló y cuando tenía 8 años de edad su familia se radicó en la ciudad de Bahía Blanca. Allí, terminó de cursar la escuela primaria, y sin completar los estudios secundarios comenzó a estudiar y realizar prácticas de Auxiliar de Enfermería en el Hospital Municipal Leónidas Lucero.

Su intención era estudiar medicina, pero como no se dictaba la carrera en la Universidad de Bahía Blanca, y quería trabajar en el Hospital, optó por la enfermería.

“Vivía a dos cuadras, y como no tenía problemas de horarios me la pasaba ahí adentro, para que cuando hubiera una vacante me llamaran –recuerda-, mientras tanto iba sumando experiencia y aprendiendo”. Se recibió en 1975, y al año siguiente fue convocada para trabajar.

Afirma que a lo largo de su trayectoria hizo de todo, y que si bien le encantan los partos, y ha colaborado con sus compañeras en pediatría, no sabe ni le gusta trabajar con recién nacidos, en cambio, disfruta atender a los adultos mayores. “Cuando estudié, hice algunas cosas de pediatría para poder recibirme, pero siempre la dejé de lado, veo a mis compañeras trabajar con chicos y lo hacen con una facilidad que yo les admiro. Pero con los abuelos me gusta mucho trabajar” dice al respecto.

En 1978 regresó a Salliqueló por cuestiones familiares, nació Yésica, su primera hija, y al año siguiente comenzó a realizar suplencias en el Hospital Municipal, describe que en aquella época el monumento a la madre estaba al aire libre, porque toda la parte de adelante era patio, y que cuando se construyó el hall “la Dra. Santana no quiso que lo sacaran, y desde ese momento quedó adentro”.

“Afuera tenía ligustrinas y unos bancos para sentarse, donde hoy están los consultorios había un camino por el que se podía ir en auto hasta la entrada, que era una puerta grande de cristal y estaba más o menos por donde hoy está la sala de rayos”, además, recuerda que donde funciona la sala de rayos había consultorios, en el garaje de las ambulancias se encontraba la sala general de hombres, yendo por el pasillo, en la que es hoy la habitación 12, estaba la sala general de mujeres y al fondo terapia, y donde actualmente hay un deposito se sacaban placas.

“Eran todas habitaciones chiquitas y viejas, ahora está hermoso el Hospital, se le han hecho muchísimas cosas y está muy cómodo. En nuestra época teníamos estufas de querosene que se apagaban a media noche y había que ir a cargarlas de nuevo. Trabajaba un solo hombre y de día, así que si a la noche teníamos que correr con un tubo de oxígeno, o se caía un paciente, hacíamos fuerza entre todas, que además éramos pocas” cuenta Norma.

Entre los profesionales con los que trabajó por aquel entonces se encontraban el Dr. Balbín, el Dr. Moreda, la Dra. Santana, la Dra. Osio y llegaba desde Buenos Aires el Dr. Descalzo, para ocuparse de las anestesias.

Es una apasionada por la medicina y se le nota al hablar, su hijo Jeremías es Técnico Radiólogo y trabaja en el Hospital Municipal de Salliqueló, a los jóvenes que les interesa trabajar en salud les recomienda estudiar, pero advierte que es necesario estar dispuesto a resignar muchas cosas para dedicarse de lleno a la profesión. “Me hubiera encantado ser doctora, porque me gusta mucho mi carrera y siempre le puse mucho empeño, si tenía que correr toda la noche por un paciente lo hacía. Me ha tocado dejar la mesa puesta en mi casa y salir de emergencia, dejé muchas cosas de lado y hasta el día de hoy lo hago si me llaman para estar con un enfermo, quienes han trabajado o aprendido conmigo son testigos de eso” asegura.

Fue la primera enfermera con estudios que hubo en el Hospital Municipal de Salliqueló, ingresó en reemplazo de Elena Giménez, quien se fue a estudiar a Trenque Lauquen y regresó con diploma, también Rosa Villanueva llegaría con estudios realizados y a partir de allí comenzaron a exigírselos a todo el personal. “Trabajé al lado de enfermeras sin título que sabían muchísimo, en aquellos años atendían los partos porque no había parteras, el médico iba si era necesario una cesárea”.

Aquellas enfermeras despertaban su admiración por la sabiduría con la que se desempeñaban en el trabajo con las parturientas, nombra entre ellas a Ethél Boya, Teresa Fornales y Rosita Martínez. “Yo las asistía pero nunca atendí un parto, hice de todo menos eso. Un domingo llegó una multípara, que son las madres que ya han tenido muchos hijos y los tienen de un momento a otro, así que los llamé al Dr. Campodónico y su esposa, la Dra. Navarro, que siempre llegaban rapidísimo, pero cuando acostamos a la parturienta el bebé ya se venía, estábamos con mi compañera Luisa García que era enfermera de consultorio, pero no le quedó otra que ponerse los guantes y hacerse cargo, porque conmigo para eso no podía contar”, relata entre risas.

En el año 1982 quedó embarazada de su segundo hijo, Hernán, y dejó de trabajar por no haber sido nombrada, ya que hasta ese momento era llamada para realizar suplencias, considera al respecto que cometió un error al renunciar en el Leónidas Lucero, “el Dr. Balbín me explicó que tendría que haber pedido el traslado por núcleo familiar, así pasaba de trabajar en un Hospital Municipal a otro” recuerda Norma, quien no regresaría al Hospital de Salliqueló hasta ser nombrada en 1994 por el Dr. Moreda.

Durante ese tiempo trabajó en un comercio, y en 1989 ingresó a la Salita de Primeros Auxilios del barrio San Juan, convocada por el Dr. Magrotti, donde fue la primera enfermera en atender.

Por su experiencia en el Hospital Municipal de una ciudad grande como Bahía Blanca, intentaba imponer cierto orden y disciplina, ya que por tratarse Salliqueló de una ciudad chica, solían darse algunas situaciones de conflicto. “No voy a negar que era media autoritaria con la gente –reconoce–,  a veces había problemas con las visitas, porque como acá nos conocemos todos, algunos creían que los teníamos que dejar pasar a cualquier hora. Para esas cosas soy firme, pero tengo buen carácter para tratar a los enfermos, al día de hoy los pacientes que atendí, y sus familias, me reconocen mi dedicación”.

De sus años de enfermera ha cosechado muchas relaciones y amistades, no solo en el Hospital Municipal sino también atendiendo en domicilios particulares. En relación al reconocimiento por su trabajo, cuenta que una paciente a la que asistió durante mucho tiempo, al fallecer, le dejó su casa como herencia.

Enfermería es vocación y experiencia, define Norma, “algunos van a mi casa a ponerse inyecciones porque no quieren que se las ponga otra persona, hay familias a las que llevo generaciones atendiendo. Es fundamental la experiencia, no vale más un título que otro, o ser licenciado en lo que sea, si no se tiene experiencia, tal vez el que menos títulos tenga agarra una vena que no puede agarrar un médico. La enfermera ejecuta lo que el Doctor ordena y tenemos que estar siempre pendientes, haciendo un seguimiento para mantenerlo informado del estado de los pacientes”.

De todos los médicos y compañeros del Hospital, guarda buenos recuerdos: “aunque trabajé poco tiempo al lado del Dr. Balbín, tengo mucho cariño por él, era una persona muy respetuosa. Con el Dr. Moreda siempre fuimos compinches, y lo quise mucho hasta el día en que se nos fue. La Dra. Revello, siempre muy compañera con las enfermeras. Al Dr. Campodónico, con su profesionalismo, lo vi hacer cosas increíbles con los chicos, y para mí es un genio. A su esposa, la Dra. Navarro, que era mi médica, la respeto y la adoro. Al Dr. Hernández lo vi nacer y soy muy amiga de su familia, es un amor de persona. También tengo buena relación con el Dr. Canavesi, la Dra. Wies y el Dr. Catellani. Hay profesionales jóvenes que son muy compañeros, como el Dr. Coppini, la Dra. Romanó, la Dra. Martín y la Dra. Soares. Con los de mayor edad fue con los que más trabajé, pero estoy muy agradecida a todos, al igual que mis compañeras que fueron muy buenas conmigo”.

En la actualidad, fiel a su vocación, es propietaria de un hogar para adultos mayores donde habitan 6 abuelos, 4 mujeres y 2 varones. “Estoy muy feliz, vivo con ellos y los cuido mucho” dice Norma, quien no logra identificar el motivo de su gusto por trabajar con personas de la tercera edad, y no así con pacientes pediátricos.

Sin embargo, un par de aspectos en su historia personal podrían echar luz al respecto; cuando tenía 11 años de edad, su madre abrió un geriátrico para varones en Bahía Blanca: “había abuelos que los familiares ni entraban a verlos, eso hoy también pasa y a mí me da mucha pena, los veo desprotegidos” reflexiona, y por otra parte, un suceso traumático, al cual define como “lo peor que me tocó vivir”; llevaba poco tiempo como enfermera, cuando debió recibir en la guardia del Leónidas Lucero a un bebé de meses ya fallecido por una broncoaspiración. Dos experiencias que la marcaron, y quizá expliquen su perfil profesional.