Salliquelo
MIN 12º
MAX 18º
T: 16 º
Intervalos nubosos

Un salliquelense fabricó un respirador casero y lo donó al Hospital

Utilizó un motor de lavarropas y a través de un sistema de poleas fabricó un mecanismo que permite graduar la velocidad y presión del dispositivo de acuerdo a las necesidades del paciente.

Un salliquelense fabricó un respirador casero y lo donó al Hospital
Veradia.com

La preocupación que generó la pandemia en relación a que el sistema de salud se vea colapsado ante un alto nivel de contagios y la cantidad de respiradores con las que cuenta cada hospital, impulsaron al joven salliquelense Alejandro Domínguez a investigar e intentar construir uno.

“Me puse a mirar en internet algunos que habían hecho y tuve la intención de empezar, pero me pareció muy complicado”, reconoció Domínguez a Veradia.com. Pero luego, retomó el proyecto y se comunicó con el Dr. Juan José Hernández para asesorarse, “le expliqué más o menos lo que tenía en mente para ver si podía funcionar y me contactó con una persona de La Plata que había hecho uno, pero estaba hecho con una maquina 3D, con todo de plástico, usando más tecnología”.

Así fue que decidió ponerse en acción por su propia cuenta, compró por internet una bolsa Ambú (dispositivo manual para proporcionar ventilación con presión positiva para aquellos pacientes que no respiran o que no lo hacen adecuadamente) y comenzó a trabajar en el sistema, probando diferentes alternativas.

“Primero la idea fue hacerlo de 12 volts, con un motor de limpiaparabrisas, pero se sobrecalentaba, después probé con el motor de un forzador de heladera, pero pasaba lo mismo, así que conseguí el motor de un lavarropas y funcionó” cuenta Domínguez, quien a través de un sistema de poleas fabricó un mecanismo que permite graduar la velocidad y presión del dispositivo de acuerdo a las necesidades del paciente.

La fabricación la llevó a cabo en el taller de Fabricio Krotter, quien colaboró con el proyecto, el motor del lavarropas le fue donado por Víctor Hugo Rivas, y en total calcula haber gastado unos 10mil pesos. “Me quedó pendiente instalarle una alarma que avise si el artefacto deja de funcionar por algún motivo, pero se me iba mucho el presupuesto”, explica.

“Cuando lo terminé se lo entregué al Doctor Gastón Coppini y al Doctor Juan José Hernández en el Hospital, mi intención era que pueda ser útil en caso de hacer falta, me puse esa meta con un fin comunitario”.

Consultado por este medio, el Dr. Hernández afirmó que el respirador casero está en condiciones de prestar servicio, “obviamente se van a priorizar los que tenemos, que son dos, pero en caso de estar desbordados, o que haya que hacer un traslado en ambulancia, y sea necesario, se va a usar”, manifestó.

 

Noticias Relacionadas