Salliquelo
MIN 8º
MAX 23º
T: 10 º
Borrar

Salliquelense perdió su casa en los incendios de Córdoba

La vivienda de Martín Rodríguez Dómine en Alpa Corral resultó destruida el pasado sábado por las llamas de un voraz incendio. Tanto él como su familia se encuentran bien y manifiestan haber recibido la asistencia necesaria.

El artesano y comunicador social Martín Rodríguez Dómine, salliquelense radicado en Alpa Corral desde el 2008, sufrió el sábado 11 de este mes la destrucción total de su vivienda en esa localidad ante el avance de un voraz incendió.

La pasada semana, Rodríguez Dómine brindó su testimonio a este medio en relación a la dramática situación que están generando los incendios en las sierras de Córdoba y San Luis, y adelantó que, si bien Alpa Corral se encontraba fuera de peligro desde hacía algunos días, continuaban registrándose algunos focos ígneos en las inmediaciones del lugar.

El joven salliquense, de 41 años de edad, forma parte del grupo de Guardas Ambientales Voluntarios que luchan contra los incendios, y se encontraba almorzando cuando el pasado sábado lo alertaron sobre presencia de fuego en un pinar. Mientras se dirigía hacia allí a prestar colaboración, recibió el llamado de un vecino advirtiéndole que el fuego había cruzado el vado del río que se encuentra a unos mil metros de su casa, incendiando el monte ubicado detrás de la vivienda.

“Es un monte que nunca se había quemado, entonces tenía mucho combustible – explicó Rodríguez a Veradia.com-, así que cuando recibí el llamado volví corriendo a evacuar a mi familia (compuesta por su pareja y su hijo pequeño), porque por la cercanía con mi casa había mucho riesgo de que suceda lo que finalmente sucedió”.

Al llegar a la vivienda sacó el automóvil con algunas de sus artesanías y herramientas de trabajo. Al momento en que el fuego tomó la planta alta, construida de madera y techo de paja, ya se habían acercado unos 20 vecinos que, infructuosamente, intentaban apagar el incendio. Luego llegó una camioneta de bomberos, pero tampoco lograron sofocar las llamas.

“Mientras se quemaba el techo iban apareciendo focos nuevos a unos 5 metros todo alrededor de la casa, porque era tan alta la temperatura del monte que, aun sin volar nada, iba incendiando todo a la distancia”, contó Rodríguez Dómine, describiendo que a esa altura ya eran cerca de 50 los vecinos que colaboraban tratando de apagar el fuego.

“Fue una situación muy extrema, era muy voraz y rápido el fuego, había mucho viento y está todo muy seco”, continuó con el relato de los hechos, contando que “no pudimos apagar la casa y se quemó íntegramente, no pudimos sacar prácticamente nada, pero por suerte nadie se lastimó, podría haber sido tremendo”.

Recién después de unas cuatro horas se logró apagar el fuego en las ruinas de la vivienda, y en ese momento se levantó un fuerte viento sur que llevó el fuego a unos 300 mts del lugar, donde incendió la parte de un monte que se había salvado de los incendios de la semana pasada.

“El fuego pasó por encima de muchas casas pero por suerte no quemó nada, se evacuó muchísima gente que estaba desesperada por intentar salir del barrio, se cortó el camino y se armó un embotellamiento, realmente estuvimos bendecidos de terminar el día sin lamentar heridos, porque fue tremendo”, consideró.

La familia se encuentra bien, alojada en las cercanías en la casa de un amigo que se las prestó. “Estamos cómodos y nos vamos a poder quedar por unos meses, hasta que termine una casa que estaba construyendo para recibir visitas, una vez que estemos ahí empezaremos a hacer de nuevo la casa que se quemó”, cuenta, destacando que han recibido muchísima solidaridad, apoyo y cariño.

“Creo que la sociedad alpacorralense en general va a salir fortalecida de esto, tengo ese presentimiento y es lo que más fuerza me da”, dice esperanzado, pero reflexiona que “habrá que ver qué pasa con nuestro hábitat, porque quedó todo quemado, las consecuencias de esto las vamos a sufrir este verano y durante varios años más”.

Consultado por este medio respecto a la situación de su familia, Rodríguez Dómine manifestó que no tienen necesidad de recibir ayuda, “por suerte ya fuimos y seguimos siendo asistidos por nuestra familia y amigos”.