SALLIQUELÓ

Mayores Contribuyentes avalaron la reprogramación de deuda municipal

Esta reprogramación de los pagos de la deuda con el Estado Provincial, por el Fondo Especial de Emergencia Sanitaria para la Contención Fiscal Municipal, ya contaba con media sanción por parte de los ediles.

Se realizó este jueves en el Honorable Concejo Deliberante de Salliqueló la Asamblea Conjunta de Concejales y Mayores Contribuyentes, para dar tratamiento a la reprogramación de la deuda de la Municipalidad de Salliqueló con el Estado Provincial.

Esta deuda asciende a 10 millones de pesos y está enmarcada en el Fondo Especial de Emergencia Sanitaria para la Contención Fiscal Municipal, creado por el Gobierno Provincial con el objetivo de asistir a los municipios financieramente ante a los gastos ocasionados por la pandemia, y sobre todo para hacer frente al pago de sueldos de los empleados municipales.

El proyecto de ordenanza para la reprogramación de esta deuda, que recibió media sanción de manera unánime por parte de los ediles en la sesión ordinaria del pasado jueves 18, prevé que la devolución de los 10 millones de pesos sea en el plazo 18 meses, en cuotas mensuales iguales y consecutivas a partir del 1 de diciembre, que serán descontadas de los ingresos por coparticipación que le corresponden al Municipio.

Los Mayores Contribuyentes que formaron parte de la Asamblea Conjunta fueron Norberto del Arco, Romina Descalzo, Claudio Gelado, Hugo Herlein, Jorge Inchauspe, Juan Carlos Laborde, Alberto Lanusse, Mariel Lastra, Juan José Luego y Cristian Pfund.

El primero en hacer uso de la palabra fue Juan José Luengo, quien destacó la importancia de este fondo “que dio bastante oxígeno a la economía del distrito”, y agradeció a la Provincia haber adelantado fondos para hacer frente a la pandemia y al pago de los sueldos. Además, Luengo resaltó el hecho de que los ediles hayan encontrado unanimidad a la hora de aprobar la media sanción.

Luego se expresó Hugo Herlein, quien en líneas generales coincidió con lo manifestado por Luengo, señalando que “vemos con muy buenos ojos el Estado presente, tanto a nivel Provincial como Nacional, porque dichos fondos tienen que ser destinados a afrontar los sueldos municipales y todos los gastos ocasionados por la pandemia”.

El último de los Mayores Contribuyentes que intervino fue Claudio Gelado, quien adelantó que también daría su aprobación a la reprogramación porque “claramente va a significar un desahogo financiero para las arcas del Estado Municipal”, pero se diferenció en el análisis afirmando que este fondo se trata de una ayuda reintegrable cuando en realidad debió ser un subsidio: “lo único que encierra es tratar de hacerle soportar al Estado Municipal, que claramente no participó de las decisiones políticas que significaron el desastre económico que ocasionó la pandemia, y está trasladándoles una obligación que entiendo que no debiera ser de los Estados Municipales”.

El concejal Succurro salió al cruce de las palabras de Gelado, coincidiendo en principio con que el fondo “en la medida que se pudiera, debiera tratarse de un subsidio y no de un aporte que tenga que reintegrarse”, pero luego pidió recordar la responsabilidad que tienen quienes deben administrar los fondos públicos. “Esta gestión municipal recibió una deuda, al igual que le sucedió a los gobiernos nacional y provincial, con la vuelta del Fondo Monetario Internacional y 43 mil millones de dólares que no se sabe dónde están, y que el mismo Fondo está diciendo que es impagable. Coincidimos, pero hay que tener memoria”, disparó.

No habiendo más intervenciones, el presidente del cuerpo legislativo, Raúl Hernández, sometió a votación el proyecto de ordenanza resultando aprobada por unanimidad la reprogramación de la deuda.