Salliquelo
MIN 8º
MAX 23º
T: 10 º
Borrar

SALLIQUELÓ

La obra del gimnasio del CEF continúa detenida

Desde el ejecutivo acusan que la obra fue mal contratada por la gestión anterior y que el adjudicatario dilata los tiempos de construcción, además de señalar deficiencias en las estructuras ya montadas. La próxima semana podría haber novedades.

La obra del gimnasio del CEF continúa detenida
Veradia.com

La obra del Gimnasio Polideportivo del CEF N° 15, ubicada en el Playón Municipal, cuenta con todos los materiales para su construcción adquiridos, sin embargo, continúa detenida. En una entrevista realizada en la oficina de Veradia.com, previa al brote de COVID-19, el Intendente Municipal, Ing. Juan Miguel Nosetti; y el Director de Obras Públicas y Catastro, Ing. Manuel Luna Muñoz, explicaron los motivos por los cuales no avanza la edificación y las condiciones en que se encuentra.

En principio, Luna Muñoz aclara que la obra no está frenada por decisión del Municipio, sino porque el encargado de armar la estructura en Trenque Lauquen y montarla en Salliqueló manifiesta que aún no terminó las cabreadas. “Es cierto que por la pandemia en un momento no podía trabajar o conseguir una grúa para cargarlas y que las traigamos, pero ahora todas las semanas me dice que las está terminando de pintar, supuestamente la semana que viene me avisa para que vayamos a buscarlas”, afirmó.

Para construir toda la estructura y montarla, incluyendo el techo y el aislante térmico, el adjudicatario de la obra presupuestó en la licitación 700 mil pesos, “desde ya que son valores de hace casi dos años –aclara Nosetti-, pero es la mitad de lo que había presupuestado el segundo oferente, que presupuestó por el valor que la obra realmente tenía”.

Al ser un presupuesto tan bajo, que además se licuó con la inflación, y haber cobrado el 30% por la primera certificación de obra, el intendente opina que a esta altura “le da lo mismo a esta persona que le rescindamos el contrato, el problema es que si rescindimos no la hacemos más, porque es una obra que hoy puede costar entre 6 y 8 millones de pesos”.

En ese sentido, denuncia que la obra está mal contratada desde el comienzo, porque “una obra licitatoria debería tener garantía de obra y avales, esto no tiene absolutamente nada y ese es el problema”, señalando además que “hubo un desconocimiento general y le dieron la obra al Ing. Alberto Gómez, que es el mismo que trajo gente de Santiago del Estero para hacer el canal de la calle Brasil, que mal o bien pero al menos se terminó, pero con esta obra, que debió terminar la gestión anterior, dejó un tendal”.

El encargado de la obra, opina Luna Muñoz, muestra buena predisposición pero no tiene la capacidad para llevarla a cabo, “siempre que viene me dice que está dispuesto a corregir todo lo que yo considere necesario, para que quede, según sus palabras textuales, de alta escuela, pero no es que viene una megaempresa, es una persona con su hijo, al menos cuando llamé para decirle que la estructura se movía los que vinieron a soldar fueron ellos”.

Una vez terminadas las nueve cabreadas faltantes el Municipio debe encargarse de traerlas desde Trenque Lauquen, aunque Nosetti advierte que no se podrán colocar hasta que se refuerce el soldado de la estructura ya existente y que se las revisará antes de colocarlas porque, de acuerdo a los planos, las dos ya colocadas “deberían estar agarradas arriba sector por sector con ocho tornillos, y solo hay puestos dos y no hay más agujeros, él piensa hacer los agujeros a ocho metros de altura en vez de haberlos hecho abajo”, y que sumado a esta situación, “una de las dos cabreadas está toda torcida y será necesario bajarla para arreglarla”.

Esto retrasará el reinicio de la obra más allá de que lleguen las cabreadas, porque respecto a reforzar la estructura ya existente Luna Muñoz asegura que si bien las columnas parecen terminadas en realidad no se encuentran en condiciones, “ya están hasta pintadas, pero invito al que quiera ir, acompañado por un idóneo en soldadura, a ver si realmente eso está bien y va a soportar. La verdad es que no, porque yo tratando de subir me quedé con pedazos de estructura en la mano, de ese nivel de soldadura estamos hablando”, además, sostiene que no se debe al tiempo que lleva detenida la obra: “un puente no se viene abajo si en seis meses no pasa nadie por ahí -ejemplificó-, si la soldadura estuviera bien hecha no estaría pasando esto”.

Para llevar a cabo los reajustes necesarios, calcula que hará falta al menos un día por cada una de las 13 columnas que ya se encuentran colocadas, “porque una cosa es soldar cómodo en el piso y otra estar trepándose, hay muchos de limitantes”.

Tanto Nosetti como Luna Muñoz, piensan que el encargado finalmente terminará su trabajo y se descarta por el momento iniciar acciones legales, contemplando que la situación sanitaria puede haber retrasado y dificultado las tareas al igual que los traslados desde Trenque Lauquen hacia Salliqueló.

“Si se toman acciones legales está claro que el período de ejecución está vencido, a partir de ahí se empieza a cobrar un porcentaje por día de retraso, y si la municipalidad cree que el adjudicatario no está en condiciones de ejecutar la obra puede rescindir el contrato y contratar a un tercero, que debe pagarlo justamente quien había sido adjudicado”, explica Luna Muñoz, pero considera que claramente “no está en condiciones de responder económicamente, porque como ya dije, no estamos hablando de una megaempresa sino de una persona que viene con su hijo”.

En caso de que no cumpla con el trabajo, “iremos a recuperar lo que tenga -dice Nosetti-, pero hoy por hoy, por más que estén todos los materiales, con el dinero que hay no se va a poder terminar, porque la mano de obra necesaria actualmente no tiene el valor que le falta cobrar”. Al respecto, manifiesta que una vez que las cabreadas estén en Salliqueló “habrá que ver hasta donde llega la buena voluntad de esta persona para terminar la obra”, y que en caso de no terminarla, se deberán gestionar los recursos ante el gobierno nacional para afrontar la contratación de una nueva mano de obra.